Idioma:

Idiomas:

Problemas cognitivos asociados a la esclerosis múltiple (parte II)

Javier Tirapu Ustarroz
14 septiembre 2016

En la primera parte de esta entrada al blog de ADEMNA, que dicho sea de paso, deseo transmitir mi gratitud a sus creadores por su confianza en mí y su invitación a participar, planteé que se han descrito diferentes déficit cognitivos asociados a la EM y después de hacer una introducción general me centré en un aspecto muy relevante como era la “Velocidad de procesamiento”.

Si revisamos la literatura sobre estos déficit asociados existe cierto consenso general en que la memoria se encuentra afectada, evidentemente en mayor grado a medida que la enfermedad se encuentra en estadios más avanzados.

Pero existe la memoria como un “ente unitario”?. Hoy en día sabemos que esto no es así. Durante años se ha generado una inmensa información sobre la memoria que ha dado sus frutos. Una de las conclusiones fundamentales a las que hemos llegado es que la memoria no es un sistema unitario. La memoria no es un proceso ni un sistema único. En cambio, hoy podemos afirmar que existen distintos sistemas de memoria, con contenidos diferenciados y que se relacionan con estructuras cerebrales distintivas. Cuando hablamos de sistemas de memoria debemos detenernos en analizar que es un sistema. Un sistema es un conjunto de elementos organizados que interactúan entre sí y con su ambiente, para lograr objetivos comunes, operando sobre información, para producir como salida información. Un sistema aislado no intercambia ni materia ni energía con el medio ambiente.

El estudio de la memoria constituye un aspecto central y fundamental para las neurociencias. En la actualidad, se concibe a los procesos de memoria como una función de la actividad del cerebro como un todo. Sin embargo, esto no significa que la memoria sea considerada una entidad unitaria e indivisible. Dependiendo de las características temporales y del contenido almacenado diversos subsistemas de la memoria han sido descritos. Cada uno de ellos estaría representado por diferentes estructuras neurales, las que a su vez interactúan entre sí, permitiendo el funcionamiento integral del sistema de memoria.

Pero además podemos afirmar que la memoria es un sistema inteligente ya que aprende durante su existencia (en otras palabras, siente su entorno y aprende, para cada situación que se presenta, cuál es la acción que le permite alcanzar sus objetivos), actúa continuamente, en forma mental y externa, al actuar alcanza sus objetivos más frecuentemente que lo que indica la casualidad pura (normalmente mucho más frecuentemente) y además consume energía y la utiliza para sus procesos interiores y para actuar.

En este sentido podemos afirmar que la memoria (o las memorias) son sistemas con una estructura organizada, cuyos componentes se hallan en el cerebro y cuyos resultados se traducen en procesos mentales y en conducta. Como señala Endel Tulving (según su currículo es natural de Estonia, casado con Ruth, tiene dos hijas y cinco nietos), profesor en la Universidad de Toronto y uno de los grandes estudiosos de la memoria: “la finalidad de clasificar la memoria es realizar un análisis de la misma como una asamblea estructurada de sistemas cerebrales separables, aunque interactuando estrechamente, cuyo funcionamiento integrado se expresa en la experiencia consciente, la conducta y la cognición”.

Los diferentes sistemas de memoria se caracterizan por encontrarse al servicio de funciones cognitivas y conductuales diferenciadas, se hallan conformados por estructuras neurales diversas, presentan un desarrollo ontogénico y filogenético distintivo y cooperan entre ellos.

Entre los diferentes tipos de memoria la que más se ha reflejado en la literatura que se afecta de modo más temprano en la EM es la denominada “memoria de trabajo” (MT). Vemos a ver si logro explicarla. Este concepto no sólo hace referencia al mantenimiento “en la mente” de información que no se halla en el ambiente sino que también hace alusión a la manipulación y transformación de esta información al servicio de planificar y guiar nuestra conducta. El concepto de memoria de trabajo trata de aglutinar esta rica concepción. La memoria de trabajo se define como un sistema que mantiene y manipula la información de manera temporal (no más de 30 segundos), por lo que interviene en importantes tareas cognitivas como comprensión del lenguaje, lectura, pensamiento, etc.

Este modelo fue desarrollado inicialmente por Baddeley y Hitch (1974), pero ha sufrido una reformulación en el año 2000 (Baddeley, 2000), fragmentando en la actualidad la memoria de trabajo en subcomponentes diferenciados: el bucle fonológico, la agenda visuoespacial, ejecutivo central y “buffer” episódico.

El bucle fonológico hace referencia a un proceso de control basado en el repaso articulatorio. Sirve como ejemplo lo que usted está haciendo mientras lee estas líneas. Si colocáramos unos sensores en su musculatura orofacial observaríamos que usted está repitiendo con un lenguaje subvocal lo que está leyendo y esto le ayuda a procesar la información. Este subcomponente actúa, pues, como en un sistema de almacenamiento provisional que le permite utilizar el sistema subvocal hasta que su cerebro procese esta información. De este modo el bucle fonológico es relevante para el almacenamiento transitorio del material verbal y para mantener el habla interna que está implicada en la memoria a corto plazo. Para que se hagan una idea de que es este sistema con nombre tan pedante es muy sencillo: “yo lo digo números aleatoriamente del 0 al 9 y usted los repite en el mismo orden y sabemos que “que cabe” en este bucle fonológico normalmente es entre 5 y 9 números no más. Pruébenlo y verán entre cinco y nueve.

La agenda visuoespacial opera de forma similar al bucle fonológico solo que su cometido se centra en mantener y manipular imágenes visuales. Este sistema se alimentaría de imágenes visuales y se emplearía en la creación y utilización de estas imágenes.

La inclusión de un nuevo componente (“buffer” episódico”) procede de nuevos datos que le llevan a pensar que la información fonológica y visual se combina de algún modo, integrando además la información que ·”estamos manejando en ese momento” y la que guardamos en nuestros “recuerdos” y que guardan relación con la que estamos manejando.

El sistema ejecutivo central (SEC) es un sistema por medio del cual se llevan a cabo tareas cognitivas en las que interviene la memoria de trabajo y realiza operaciones de control y selección de estrategias que básicamente son el registro, mantenimiento y manipulación de la información. Creo que un ejemplo puede ser muy gráfico: “le voy a proponer una tarea”. Le voy a decir números y letras desordenados y usted los va a ordenar mentalmente diciéndome primero los números de menor a mayor y seguido de las letras pero ordenadas por orden alfabético” Vamos Allá¡¡¡: T-9-3-A-S-5 . Solución: 3-5-9-A-S-T. Acaba de conocer a su “sistema ejecutivo central” sencillo no: usted ha registrado lo que yo le dicho, lo ha mantenido y lo ha manipulado para ordenarlo según el criterio que yo le he dado. Perfecto¡¡¡¡ Bienvenido a la presentación de su “memoria de trabajo” ahora toca ejercitarla¡¡¡¡

 

Autor: Javier Tirapu Ustárroz

Javier Tirapu Ustárroz es neuropsicólogo clínico y en la actualidad forma parte del servicio de rehabilitación neurológica del Complejo Hospitalario de Navarra (Clínica Ubarmin) y es director científico de la Fundación Argibide para la promoción de la salud mental. Ha impartido más de 450 conferencias, ponencias y cursos de divulgación sobre temas de neurociencia. Cuenta con más de 220 publicaciones y 8 libros relacionados con la neuropsicología. Asimismo, es miembro del comité científico y revisor de 10 revistas científicas y director del área de neuropsicología de revista de neurología. Es profesor en 12 master sobre neuropsicología y neurología conductual en España e Iberoamérica. Co-director del master sobre neuropsicología de la Universidad Pablo de Olavide y del Master sobre trastornos del Espectro Autista.

 


Suscríbete a nuestra Newsletter

Conoce todos los proyectos, novedades y actividades de la asociación

Reconocimientos

Excelencia Navarra 500 + EFQM

Premio Excelencia Navarra 2017
Premio Excelencia Navarra 2020


© EM Navarra / EA Nafarroa Todos los derechos reservados.

Miembro de:

Entidad subvencionada por:
0
DONACIONES
  • No products in the cart.