Skip to main content

Nuevos estudios sobre tabaquismo y Esclerosis Múltiple

EM Navarra
13 diciembre 2022

Dejar de fumar puede disminuir su tasa de recaídas, reducir los síntomas y su gravedad, y retrasar la aparición de la Esclerosis Múltiple progresiva, entre otros beneficios.

El tabaquismo aumenta el riesgo de desarrollar Esclerosis Múltiple, tanto para el fumador activo como el fumador pasivo. El riesgo de padecer Esclerosis Múltiple a lo largo de la vida aumenta por la exposición al tabaco durante la infancia.

Los fumadores tienen más probabilidades de pasar de una Esclerosis Múltiple con recaídas y remisiones a una progresiva que los no fumadores y presentan mayores niveles de discapacidad a largo plazo. Los fumadores con síndrome clínicamente aislado (SCA) tienen más probabilidades de que se les diagnostique Esclerosis Múltiple en el futuro que los no fumadores. Fumar también puede reducir la eficacia de los medicamentos modificadores de la enfermedad. Nunca es “muy tarde” para dejarlo.

Dejar de fumar puede disminuir su tasa de recaídas, reducir los síntomas y su gravedad, y retrasar la aparición de la Esclerosis Múltiple progresiva.

Datos claves

Dos mil millones de personas en el planeta fuman cigarrillos. Eso significa que más de una de cada cuatro personas fuma. Ocho millones de personas mueren cada año a causa del tabaco. La proporción de personas con Esclerosis Múltiple que fuman es mayor que la proporción de la población general que fuma. Las personas que fuman tienen hasta un 50 % más de riesgo de desarrollar Esclerosis Múltiple que las que no lo hacen.

Tabaquismo

Nota: en este artículo, fumar se refiere a fumar cigarrillos o al tabaquismo, a menos que se indique lo contrario.

Hay tres formas de exposición al tabaquismo: (1) el tabaquismo primario, cuando uno mismo fuma; (2) la exposición al tabaquismo pasivo, al inhalar el humo de las personas cercanas; y (3) la exposición prenatal al tabaquismo, cuando el feto está expuesto a los efectos del tabaquismo por parte de la madre.

Fumar mata a más de ocho millones de personas cada año. Fumar aumenta drásticamente el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón y accidentes cerebrovasculares. Fumar tabaco libera diversos tipos de moléculas tóxicas en el cuerpo humano que causan irritación pulmonar y reducen la capacidad del organismo de reparar los daños. También genera una respuesta inflamatoria en las células pulmonares. En otras palabras, fumar crea un entorno inflamatorio en el cuerpo. Para las personas con Esclerosis Múltiple, generar más inflamación es exactamente lo contrario de lo que se desea. Además, el tabaquismo provoca enfermedades pulmonares, enfermedades cardiovasculares, incluidos ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares, y reduce la tolerancia al ejercicio. Todos estos problemas de salud de comorbilidades reducen la salud y la función de las personas que viven con Esclerosis Múltiple, así como la esperanza de vida.

El tabaquismo y la Esclerosis Múltiple

La exposición al tabaco aumenta el riesgo de desarrollar Esclerosis Múltiple en comparación con la población general. Los fumadores tienen un 50 % más de riesgo de desarrollar Esclerosis Múltiple que los no fumadores. El riesgo de desarrollar Esclerosis Múltiple en los fumadores puede ser proporcional al número de cigarrillos fumados. Los científicos lo denominan “efecto dependiente de la dosis”. Asimismo, los estudios sugieren que cuanto más tiempo se esté expuesto al humo pasivo, más puede aumentar el riesgo de desarrollar Esclerosis Múltiple. La exposición al humo del tabaco durante la infancia se asocia con el riesgo de Esclerosis Múltiple, y los niños que crecen en hogares con fumadores tienen un mayor riesgo de aparición de Esclerosis Múltiple en la infancia o en la edad adulta.

Ten en cuenta que la mayoría de los estudios que examinan el riesgo de padecer Esclerosis Múltiple se han hecho con registros suecos. Esto significa que es difícil extrapolar estos hallazgos a poblaciones que no son de ascendencia europea del norte.

Efecto del tabaquismo en la actividad y la progresión de la enfermedad

El tabaquismo tiene efectos adversos sobre la actividad y la progresión de la enfermedad de la Esclerosis Múltiple.

Los estudios demuestran que las personas que padecen Esclerosis Múltiple con recaídas y remisiones y fuman, corren un mayor riesgo de desarrollar Esclerosis Múltiple secundaria progresiva (EMSP), hasta ocho años antes que los que no fuman.

En comparación con los no fumadores, los fumadores pueden tener síntomas más graves de Esclerosis Múltiple. Algunos de los síntomas que pueden aumentar con el tabaquismo son la fatiga, el dolor, la cognición (como la memoria y el pensamiento), el control de los músculos o la debilidad muscular, el empeoramiento del movimiento de las manos o los brazos, el equilibrio y la pérdida visual.

Mediante el uso de tecnología de exploración cerebral como IRM (imágenes por resonancia magnética), los estudios han descubierto que las personas con Esclerosis Múltiple que fuman tienen una tasa de atrofia cerebral más alta que los no fumadores, y también pueden tener más lesiones que se realzan, que son un signo de enfermedad activa.

Los efectos del tabaquismo en el tratamiento de la Esclerosis Múltiple

Existe un número limitado de estudios que describen el impacto del tabaquismo en la eficacia de las terapias modificadoras de la enfermedad. El tabaquismo se ha asociado con el desarrollo de anticuerpos neutralizantes contra el interferón-beta y el natalizumab, que a su vez reducen la eficacia de esas terapias.

Tabaquismo y embarazo

Las mujeres que intentan quedar embarazadas o están embarazadas deben dejar de fumar y no estar en habitaciones con fumadores. Hay pruebas abrumadoras de que tanto el tabaquismo activo como la exposición al humo ajeno dañan al feto. La exposición al humo aumenta el riesgo de mortinatos y partos prematuros. Algunos estudios también sugieren que el tabaquismo materno está asociado a defectos de nacimiento.

No se sabe si las mujeres con Esclerosis Múltiple que fuman tienen un mayor riesgo de tener malos resultados en el embarazo en comparación con las mujeres que fuman, pero no tienen Esclerosis Múltiple.

Vapeo

El uso de los cigarrillos electrónicos o e-cigarettes, también conocido como vapeo, es cada vez más popular. A menudo se califica como “una opción más saludable”, pero faltan tanto investigaciones como directrices normativas al respecto. Algunos estudios han descubierto que el vapeo podría irritar los pulmones o dañar las células del cuerpo. Ambos factores podrían tener un efecto negativo en la Esclerosis Múltiple. Una alternativa para ayudar a dejar de fumar pueden ser los productos de sustitución de la nicotina, como los chicles y los parches de nicotina.

Cannabis

Las pruebas sobre los efectos de fumar cannabis y la Esclerosis Múltiple son muy limitadas. Aunque algunos gobiernos permiten el uso de ciertos productos medicinales derivados del cannabis para aliviar algunos síntomas de la Esclerosis Múltiple, como la espasticidad, no es lo mismo que fumar cannabis.

Cada vez hay más pruebas de los efectos nocivos del consumo de cannabis en la función pulmonar, y se debería advertir a las personas de estos riesgos, especialmente a las que mezclan cannabis con tabaco.

Beneficios de dejar de fumar

1. Dejar de fumar reduce el impacto de la Esclerosis Múltiple.‎
2. Dejar de fumar reduce el riesgo de discapacidad progresiva.‎
3. Dejar de fumar reduce las necesidades de atención sanitaria y las visitas al hospital, y mejora la salud en general.‎
4. Dejar de fumar reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, infecciones pulmonares o cáncer, que se suman al impacto de la Esclerosis Múltiple.‎
5. Fumar es caro y reduce los fondos disponibles para otras actividades más saludables o para terapias.‎

Articulo original de Esclerosis Múltiple España
Fuente: Federación Internacional de Esclerosis Múltiple

Recursos de la OMS para dejar de fumar: https://www.who.int/es/campaigns/world-no-tobacco-day/world-no-tobacco-day-2021/quitting-toolkit

 


0
DONACIONES
  • No products in the cart.