Idioma:

Idiomas:

Los tipos de las sillas

EM Navarra
05 diciembre 2012

No tengo duda alguna de que cuando acabe el camino podré rebobinar con algo de perspectiva todo lo sucedido, todo lo vivido, esa mezcla inacabable de sensaciones que van de lo maravilloso a la absoluta frustración, del inmenso gozo al enfado, de la gente que te lo ofrece todo esperando solo una sonrisa de recompensa al mangui de medio pelo que te ve con una mochila en el hombro y su único objetivo es engañarte. Pero, sin duda, una de las mayores mezclas de esas sensaciones la viví en la mañana del 8 de mayo a mi entrada en Pamplona. Bajo un aguacero de los del Norte, tras perderme varias veces precisamente en la entrada a mi ciudad, me esperaban en la Trinidad de Arre un nutrido grupo de luchadores, de luchadores de los de verdad, no de los que con las dos piernas sanas tratan de llegar andando a Jerusalén. Son situaciones en las que es complicado decir nada. Te están esperando un grupo de gente joven, en sillas de ruedas, para acompañarte los pocos kilómetros que restan para llegar a tu ciudad. ¿Se puede pedir más? Yo creo que no. Y esa inmensa sensación de agradecimiento se vio empañada por la pertinaz climatología de mi tierra, cojonuda para los agricultores (aunque estos se quejan siempre, si llueve, porque llueve torcido, si hace sol, porque alumbra al revés) pero un incordio para quien tiene que desplazarse en su único medio de locomoción posible. Todavía lamento aquella jodida lluvia pero estoy seguro que tendré ocasión de caminar junto a ellos cuando se tercie la ocasión, que se terciará. La semana pasada me comunicaron que me otorgaban el premio anual de la Asociación de Esclerosis Múltiple de Navarra. Mi hermano, que es un sabio a ratos, me escribió enseguida un mensaje, “esto es un premio, brother, y lo demás son historias, aunque te den el Nacional de Periodismo, esto si que es un premio”. Pues si. Uno, que en su vida había ganado alguna medalla de atletismo cuando era joven y correoso y una copa de campeonato de mus (a cuatro reyes porque era un campeonato de mus) no está acostumbrado a esto. Que te lo de una gente que en lo mejor de su vida se encuentran con una noticia tan demoledora, mucho menos. Así que lo acepto encantando de la vida, orgulloso, emocionado, pero devolviéndolo a todos y cada uno de los que, a pesar de los pesares, se levantan todas las mañanas para pelear. A todos, pero dejadme que lo haga especialmente a Juanito, a Angelito, a Bárbara y a Hermosilla. A los tres primeros los conocí sin la enfermedad por las calles de la vieja Iruña. Al último, que no la tiene pero colabora ayudándoles, lo conozco casi como si lo hubiera parido, aunque me pase veinte años. Espero veros el 14 de diciembre por estas cosas raras de la tecnología. Y no llevéis a Hermosilla que si no, no hablamos nadie.


Suscríbete a nuestra Newsletter

Conoce todos los proyectos, novedades y actividades de la asociación

Reconocimientos

Excelencia Navarra 500 + EFQM

Premio Excelencia Navarra 2017
Premio Excelencia Navarra 2020


© EM Navarra / EA Nafarroa Todos los derechos reservados.

Miembro de:

Entidad subvencionada por:
0
DONACIONES
  • No products in the cart.