Skip to main content

HISTORIA DE NUESTRO PREMIO ADEMNA 2016. UN BOBIT CON MENSAJE (Por Silvia Lorea, la autora)

EM Navarra
19 diciembre 2016

La historia de este muñequito es muy sencilla. Todo surgió tras una llamada de Sonia, nuestra secretaria, sugiriendo muy amablemente mi colaboración para personalizar nuestro símbolo y así poder entregarlo al equipo galardonado este año, el equipo de Neurología del Complejo Hospitalario de Navarra. Tenía libertad absoluta para hacer con él lo que quisiera y lo que tenía claro es que tenían que aparecer todos los factores de esta historia simbolizados de alguna manera.

La famosa Esclerosis Múltiple, como siempre, siendo la estrella, pacientes, médicos, enfermeras, ADEMNA y sus profesionales, familias, amigos, bastones y hasta los tratamientos. Un sin fin de factores que conviven con nosotros día a día, y del que unos sin los otros no podríamos seguir hacia adelante. Cuando vi a nuestro muñequito, me sentí rápidamente reflejada en él. Ya tenía el paciente perfecto. Era pequeño y parecía frágil, todo lleno de óxido, muy rígido y se le iban cayendo las piezas si lo movía, pero era de acero, así que en el fondo, era fuerte. Y estaba listo para que intentasen una reparación con él. Tenía una peana de madera que representaría la naturaleza, la tierra, lo bonito, lo cálido y suave, un agradable paseo por un bosque antes de la Esclerosis, la vida. Me faltaba buscar algo que representase lo duro, lo escarpado, lo irregular, lo impredecible, lo a veces difícil, pero no imposible, el miedo, así que pensé en una piedra de mi jardín. Ya estaban todos los elementos y ahora solo faltaba ordenar todas las piezas. La peana soportándolo todo, lógico, lo primero, haciendo de base. Después pensé en colocar a todos en un mismo nivel, pero pensándolo mejor, llegué a la conclusión de que para una vez que puedo elegir dónde colocar a la Esclerosis Múltiple, no la iba a poner a mi mismo nivel, así que me coloqué yo sobre ella, en un momento de ilusión, haciendo cumbre. Le faltaba algo para parecerse realmente a mi después de haber conocido a la Esclerosis Múltiple. Con unos bastones nórdicos sería perfecto y tendría a mi muñequito listo para subir la dura montaña y sentirse más firme sobre su difícil destino. Y aquí es donde estáis representados todos vosotros en esta película, con unos pequeños bastoncitos, gran equipo de neurología, enfermeras, investigación, Ademna, voluntarios, amigos y familias por supuesto, padres, madres, hermanos, maridos, hijos…porque sin estos bastoncitos y el cemento que lo une todo simbolizando los tratamientos, y con vuestra comprensión, paciencia, empatía, cariño psicología, sabiduría, dedicación, el camino sería mucho más complicado Eso es. Así es como quería ver yo este galardón. Silvia Lorea, socia de ADEMNA

 


0
DONACIONES
  • No products in the cart.